Tips para ayudar a despertar a tus hijos

Comienza marzo y como la mayoría dice “volvemos a la realidad”. Horarios, responsabilidades y el enemigo de todos vuelve a aparecer: el despertador.

 

Los adultos estamos acostumbrados a este ritmo de vida, por lo que en estos casos los que más sufren son los niños, quienes han pasado dos meses despertando tarde.

 

 

Les dices que ya es hora de levantarse y no te toman en cuenta, les vuelves a hablar y las “mañas” aparecen, por lo que no queda otra opción que levantarlos retándolos y casi a la fuerza. Lo que se traduce en mal humor de ellos y de nosotros.

 

Qué se puede hacer para enfrentar esta situación?



Lo primero es asegurarte de acostar a los niños a una ahora adecuada, ya que no hay que olvidar que ellos deben dormir si o si entre 8 y 10 horas diarias (dependiendo de su edad) para poder funcionar bien al día siguiente y tener un correcto crecimiento y desarrollo.

 

Si esto te cuesta mucho, podrías comenzar a cambiar ciertos hábitos que se producen durante la tarde- noche, como por ejemplo, realizar juegos muy bruscos o jugar vídeo juegos hasta muy tarde, también evitar el consumo de azúcar antes de acostarse, ya que todas estas actividades los dejan sobre estimulados.

 

 

Actos como esos deben reemplazarse con otros relajantes como darles una ducha antes de acostarse o leerles un tranquilo cuento.

 

Debes pensar también que sin importar la edad, para nadie es agradable que lo despierten a gritos, por lo que la clave es tener un despertar con buenas palabras, cariños y armonía. Para esto también puedes considerar, poner música que a tus niños les guste, algo animado que los haga salir de la cama con energía y ánimo.

 

Se recomienda sólo la música, no así la televisión, ya que es muy probable que los pequeños se queden pegados a la pantalla, lo que hará aún más lento este proceso.

 

La luz también aportará a que todo se nos haga más fácil. Por ejemplo, al ver la habitación oscura el cerebro asimila que estamos de noche y por lo tanto, hay que dormir. Sin embargo, luz significa día y despertar. Por lo que será de gran ayuda abrir las cortinas para que entren los rayos del sol.

 

Otra cosa que nos motiva a todos es la comida…¿y qué mejor que despertar con olor a pan tostado o a huevos revueltos? Esto siempre será un gran incentivo y de paso los acostumbraremos desde chicos a no salir de la casa sin haber tomado desayuno.

 

Esperamos que te hayan servido estos consejos y qué se vengan buenas mañanas en tu hogar!