Precauciones ante el monóxido de carbono

Impacto nacional ha causado la muerte de 6 turistas brasileños debido a la intoxicación con monóxido de carbono que sufrieron en el departamento que arrendaban en nuestro país. Muy pocos lo consideran, pero este gas que ocupamos todos los días es sumamente peligroso. Por lo que siempre debemos estar atentos y tomar precauciones cuando tratemos con él.

 

¿Qué es el monóxido de carbono?

 

Es un gas invisible, incoloro, inoloro y no irritante, que normalmente utilizamos para cocinar, movilizarnos (es liberado por los autos), o calefaccionar nuestro hogar. Al ser invisible, no podemos notar su presencia, pero inhalarlo, nos puede causar un envenenamiento e incluso la muerte en tan solo unos minutos.

 

¿Cuáles son los síntomas de intoxicación por monóxido de carbono?


Lo primero que suele notarse es un leve dolor de cabeza, mareos, cansancio, náuseas, vómitos, dolor en el pecho y confusión.  Síntomas que van incrementando con el correr de los minutos.

 



¿Cómo prevenir?

 

  • Realiza una revisión, (como mínimo anual) a todos los aparatos que funcionen a base de gas, petróleo o carbón. Por ejemplo, las mangueras por las que pasa el gas en la cocina, las mangueras de las estufas a gas, los quemadores de la misma estufa, entre otros.
  • Mantén las salidas de aire, ventilación, cañones y chimeneas libres de suciedad y desechos, ya que estos pueden obstruir el paso de la ventilación en nuestro hogar provocando que se acumule el monóxido de carbono dentro de él.
  • No calientes el motor del auto en un garaje cerrado, ya que el monóxido de carbono puede entrar a la casa.
  • Nunca ocupes una parrilla a carbón dentro de un espacio muy cerrado.
  • Revisa periódicamente la salida de tu calefón y nunca lo instales en el baño.

 


¿Qué hacer si crees haber estado expuesto a monóxido de carbono?

Salir inmediatamente del lugar para conseguir aire fresco lo más pronto posible. Además, abrir las ventanas de la casa y apagar el horno, calefactor y todo lo eléctrico. En caso de haber quedado expuesto por mucho tiempo al monóxido de carbono, buscar ayuda en urgencias lo antes posible.

¡No arriesgues tu vida, ni la de tu familia! La intoxicación por monóxido de carbono en tu hogar es prevenible, ¡cuídate!