27 OCT 2016

Se acerca Halloween y no hay nada más divertido que caracterizarlo todo. Por lo mismo, si ya estás muy grande para disfrazarte y salir a pedir dulces, decorar tu casa es una increíble opción. Sobretodo la entrada de tu hogar es una excelente iniciativa para esperar a los más pequeños.

 

¡Una alfombra de telaraña es justo lo que necesitas!

 

Materiales:

- Una alfombra negra semicircular
- Pintura de tela blanca
- Un pincel
- Tijeras


El primer paso es pintar líneas rectas sobre la alfombra, empezando desde el centro y luego hacia arriba en forma de abanico lo más parejo posible.
A continuación, haz líneas curvas entre las rectas. Es posible que tengas que añadir dos capas de pintura para que estas queden lo suficientemente marcadas. Si accidentalmente se ensucia la pintura, debes frotar con mucho cuidado el exceso de esta, con un trapo o toalla húmeda.

 

Opcionalmente, puedes recortar los bordes de la alfombra en forma curva, para dar un aspecto más de telaraña.

 

Para finalizar, deja secar y quedará lista para una noche de Halloween.

 

Puedes acompañar con calabazas y murciélagos para dar más realismo, todo se trata de imaginación y tu casa será la más divertida en esta celebración. ¡Disfruta decorando y sorprende!